Ganó en categorías Human Health and Biomedicine y Team’s Choice Award

Equipo U. de Chile logra 2° lugar en torneo internacional de biología sintética con proyecto sobre amenaza de bacterias antárticas

El pasado 26 de noviembre se realizó la ceremonia de premiación de iGEM Design League 2022, sección latinoamericana de la competencia estudiantil de biología sintética más importante del mundo. 22 equipos de distintos países de la región fueron los finalistas de este certamen en el que participó solo un representante de Chile: Tan Tari Bricks. El proyecto, impulsado por un grupo de estudiantes de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Chile, con el apoyo de tres académicos, logró una destacada participación en el torneo con una propuesta para evaluar las propiedades de híper resistencia descubiertas en bacterias de la Antártica y generar posibles inhibidores de estos mecanismos.

La iniciativa, circunscrita a la búsqueda de respuestas y soluciones frente al desafío de la resistencia microbiana a los antibióticos, fenómeno considerado una amenaza para la salud global que podría significar cerca de 10 millones de muertes anuales hacia el año 2050, logró el segundo lugar de la competencia general. El ganador del torneo fue definido por solo un voto de los 54 jueces participantes, posición que alcanzó finalmente el proyecto Synthetic Biobots de México, mientras que el tercer lugar lo obtuvo iGEM Biotech EC, de Ecuador.

El proyecto chileno, no obstante, consiguió el primer lugar en las categorías Human Health and Biomedicine y Team’s Choice Award. Esta última fue especialmente valorada por el grupo, al ser un reconocimiento entregado por los otros equipos en competencia a la mejor propuesta del certamen. El modelo planteado por el equipo de la Casa de Bello, además, consiguió la medalla de oro, que distinguió a los seis mejores proyectos de la región.

"Estamos muy felices y satisfechos con el resultado. La verdad es que superó nuestras expectativas, dada la alta dificultad de la competencia y la gran calidad de los equipos y proyectos. Haber ganado nuestra categoría, una de las más competitivas, y haber sido elegido como el mejor equipo por el resto de concursantes, por supuesto, es motivo de gran orgullo y significa un reconocimiento al gran trabajo realizado por estudiantes de nuestra Universidad", expresó el académico de la Facultad de Ciencias de la U. de Chile, Andrés Marcoleta, quien participó como instructor del equipo junto a los profesores Francisco Chávez y Julieta Orlando.

Amelia Cox, estudiante de Ingeniería en Biotecnología Molecular de la Universidad de Chile que lideró al equipo, destacó la participación del grupo en este certamen, "puesto que logramos una propuesta sólida en los tres ejes de trabajo que establecimos: científico, educativo y político. Esto fue reconocido a través de diferentes premios: 1) ganamos en la categoría de Human Health and Biomedicine, 2) recibimos medalla de oro por la excelencia demostrada en diferentes áreas, 3) quedamos en segundo lugar entre todos los equipos de Latinoamérica y 4) los otros equipos nos eligieron como el mejor de la competencia por nuestro trabajo y espíritu colaborativo, lo que me parece muy valioso. Además, logramos posicionar a nivel internacional el problema de la resistencia a antibióticos y la relevancia de la vigilancia ambiental".

"Creerse el cuento"

Los estudiantes detrás de Tan Tari Bricks enfatizan el valor de esta experiencia para su formación profesional y el desarrollo de competencias investigativas. "Una experiencia de competencia internacional tan exigente como esta, te enseña que trabajar en equipo de manera colaborativa es fundamental para lograr el propósito final. También, te enseña que debes estudiar arduamente para presentar una propuesta científica de buen nivel y aprendes que el feedback es clave para mejorar tu proyecto. Por otro lado, destaco que se exija un involucramiento de los proyectos con su territorio y habitantes en diferentes niveles. Te muestra, de manera concreta, que la ciencia puede estar al servicio de las personas e involucrarlas es fundamental para lograrlo", comentó Amelia Cox.

Por esta razón, la estudiante de Ingeniería en Biotecnología Molecular y líder del proyecto convoca a todas y todos los interesados a participar en las próximas versiones de esta competencia internacional. "Mi invitación es primero a creernos el cuento, en el sentido de que podemos hacer ciencia de tremendo nivel al servicio de la sociedad, proponiendo soluciones innovadoras a muchos de los problemas que la aquejan, que es justamente lo que promueve esta competencia", sostuvo. 

En esta línea, el profesor Marcoleta indica que "una de las actividades que hicimos fue un simposio para dar a conocer la competencia iGEM DL a otros estudiantes universitarios y escolares. Tal como pudimos difundir en esa oportunidad, nos parece que esta competencia es una muy buena oportunidad de fomentar el desarrollo de proyectos científicos a nivel estudiantil, tanto universitario como escolar, y constituye un semillero de emprendimientos biotecnológicos. Por lo tanto, recomendamos fuertemente a quienes estén interesados en este tipo de cosas a participar, es una experiencia muy enriquecedora".

El trabajo continúa

La propuesta desarrollada por Tan Tari Bricks surgió de un estudio sobre el hallazgo de numerosas bacterias en la Antártica con capacidades de híper resistencia frente a distintos antibióticos y otras sustancias antimicrobianas, un trabajo encabezado por el profesor Andrés Marcoleta que fue publicado en la revista científica Science of The Total Environment el pasado me de marzo. La investigación advirtió el riesgo que este fenómeno suponía para la salud pública, especialmente en el contexto del cambio climático y del creciente movimiento desde y hacia el Continente Blanco. Planteaba también la posibilidad de que las propiedades de híper resistencia encontradas en bacterias antárticas pudiesen ser traspasadas a patógenos.

A partir de este descubrimiento, Tan Tari Bricks planteaba un modelo científico para conocer y contrarrestar las propiedades de resistencia de estas bacterias antárticas, así como acciones para educar a la población e incidir en políticas públicas que permitan enfrentar escenarios de riesgo para la salud pública, labor que este equipo busca continuar.

"Una de las fortalezas de nuestro proyecto es que se basa en investigaciones científicas sobre resistencia a antibióticos en bacterias antárticas realizadas por estudiantes y académicos/as que forman parte del equipo. Por lo tanto, tenemos el know how y parte de la infraestructura necesaria para implementar al menos algunas ideas del proyecto, como prueba de concepto de que es posible usar el conocimiento generado en nuestras investigaciones para evaluar el riesgo que suponen los genes de resistencia antárticos y adelantar camino para el desarrollo de posibles soluciones por si estos genes llegan a bacterias patógenas", sostiene Andrés Marcoleta respecto al futuro de este trabajo.

Integrantes de Tan Tari Bricks: Patricio Arros Muñoz, Gabriela Carrasco, Francisco Chávez Espinosa, Andrés Marcoleta, Ian Pérez Ramírez, José Coche Miranda, Jorge Vielma Salazar, Hugo González Ibarra, Amelia Cox Fermandois, Macarena Gajardo Donoso, Rocío del Pilar González Parada, Camilo Berríos Pastén, Antonia Ramos Guzmán, Julieta Orlando y Claudio Valenzuela Reyes.

Compartir:
https://uchile.cl/u200096
Copiar