Senado presenta avances de nueva Política de Igualdad de Género en la U. de Chile

En 1999 la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el 25 de noviembre como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, para denunciar la violencia que mujeres de todo el mundo sufren a diario y promover su erradicación a través de los sectores policial, judicial, sanitario, social y económico. Este hito rememora la violencia que el Estado dominicano ejerció contra las hermanas Patria, Minerva y María Teresa Mirabal, brutalmente asesinadas en 1960 por orden del dictador Rafael Trujillo.

En el marco de esta conmemoración fueron presentados ante la plenaria del órgano normativo los avances de la Política de Igualdad de Género en la Universidad de Chile, iniciativa que está siendo elaborada de manera colaborativa entre la Comisión de Género y Diversidades del Senado y la Dirección de Igualdad de Género de la U. de Chile (DIGEN), con el objetivo de construir una universidad pública que reconozca y promueva la igualdad de género.

Para la Vicepresidenta del Senado Universitario, Verónica Figueroa Huencho, presentar los avances de la futura política no es solo un acto simbólico, sino una manifestación concreta del compromiso de este órgano superior triestamental con los anhelos de la comunidad universitaria.

"La violencia contra niñas, adolescentes y mujeres sigue estando presente en múltiples espacios tanto privados como públicos. Violencia que, desde la interseccionalidad, tiene expresiones raciales, etarias, territoriales, educativas, entre otras. Como Senado Universitario debemos ser una instancia de reflexión, pero también de generación de propuestas estratégicas que contribuyan a erradicar la violencia y la discriminación de los espacios comunitarios, así como de la sociedad a la cual nos debemos. Tenemos que permanecer alertas a la emergencia de nuevas formas de violencia”, enfatizó la Vicepresidenta.

La política universitaria propone definir directrices y ejes estratégicos transversales para todas las facultades, institutos y unidades; generando un marco institucional que establezca parámetros comunes y líneas de acción claras en la materia. De este modo, se busca superar las desigualdades, discriminaciones y brechas de género en todos los ámbitos del quehacer universitario.

El documento diagnostica la discriminación y brechas de género existentes en la Universidad; identifica las políticas vigentes y los avances realizados en la materia; y presenta datos sobre dimensiones como la segmentación vertical y horizontal, brechas salariales, acoso sexual, violencia de género, discriminación a diversidades sexuales, entre otras. Asimismo, se establecen principios, objetivos, estrategias de intervención, líneas y ámbitos de acción para erradicar la desigualdad y violencia identificadas.

Carla Carrera, presidenta de la Comisión de Género y Diversidades del Senado, señaló que a pesar del avance que la Universidad ha generado en estas temáticas gracias a su comunidad y al trabajo del órgano triestamental, aún existen muchos desafíos para alcanzar una igualdad de género sustantiva.

"Es una fecha emblemática para las luchas de las mujeres a nivel mundial, en nuestro país y en nuestra propia Universidad. No solo por alcanzar una vida libre de violencia, sino también por erradicar todas las discriminaciones que ubican a las mujeres en una posición subordinada en cuanto al acceso a los recursos sociales, económicos y políticos", agregó.

Los cimientos de un cambio

En 2020 la Comisión de Género y Diversidades elaboró y presentó a la plenaria del Senado Universitario el "Informe sobre medidas en torno a las problemáticas de segregación, brechas y violencia de género, educación sexista, acoso sexual y vulneración de los derechos de las mujeres en la Universidad de Chile". Este trabajo evidenció la necesidad de contar con una política que se hiciera cargo de este diagnóstico institucional.

Para aunar esfuerzos y trabajar de manera conjunta, el 23 de noviembre de 2020 tanto la Comisión de Género y Diversidades del Senado como la DIGEN firmaron un memorando de acuerdo, donde establecieron la metodología y pasos a seguir para concretar la tan anhelada Política Universitaria de Equidad de Género.

De esta manera, en conjunto la Comisión y la DIGEN han realizado reuniones periódicas en las cuales se han conformado subcomisiones encargadas de elaborar y redactar los componentes de la política. Sin embargo, el proceso también ha estado abierto a la participación de otros sectores de la comunidad universitaria. La propuesta se ha presentado a distintas organizaciones, agrupaciones y actores de la Universidad con el fin de recoger e incorporar sus aportes.

Carmen Andrade, directora de la DIGEN, comentó que la política es una declaración explícita de que las discriminaciones y brechas de género violan, contradicen y atentan contra valores y principios universitarios muy profundos, y que "son intolerables". "Tiene un doble carácter: por una parte, simbólico y político, ya que fija una posición ética frente a un sistema de relaciones de género que no nos gusta; y en segundo lugar tienen un carácter práctico y transformador, porque propone medidas y acciones que orientan a generar transformaciones. No sólo reconoce las desigualdades que nos indignan y que queremos erradicar, sino también se compromete con acciones para avanzar en ese sentido", aclaró.

Este proyecto -que deberá ser sometido a votación por el pleno del órgano normativo una vez que esté terminado- se constituye como un marco global para las iniciativas específicas en la materia que han sido aprobadas con anterioridad; como la Política para Prevenir el Acoso Sexual, la Política de Corresponsabilidad Social y el Instructivo Mara Rita, sobre la utilización del nombre social y trato no discriminatorio a las personas por su identidad de género en la Universidad de Chile.

Compartir:
https://uchile.cl/u182515
Copiar