Podcast "En Función de los Hechos"

Angélica Valencia y la importancia de la comunidad "que da vida a la institución" en la FAU

 

La Facultad de Arquitectura y Urbanismo (FAU) ha sido una unidad académica en constante cambio. Tras sus inicios en Avenida República, luego se estableció en Plaza Ercilla para finalmente trasladarse, en 1976, a Marcoleta 250, un recinto construido en 1883 para el Regimiento de Caballería N° 2, Cazadores. Cada uno de estos cambios ha estado marcado, de cierta forma, por los propios cambios del país, tanto a nivel social como arquitectónico.

Es así como muchos de sus funcionarios y funcionarias se vinculan con la Universidad de Chile en distintas dimensiones. Tal es el caso de Angélica Valencia, secretaria del Departamento de Arquitectura de la Facultad Arquitectura y Urbanismo, quien ingresó en 1992 al ya extinto Instituto de Estudios Isla de Pascua. Esta labor le ha permitido integrar la comunidad de la FAU durante 31 años, período en que ha sido testigo de diversas transformaciones. Una de sus últimas experiencias trascendentales en esta unidad fue su labor como presidenta de la Asociación de Funcionarios de la FAU desde 2019 hasta septiembre de 2022.

- ¿Cómo llegó a la Facultad?

Bueno, yo era estudiante de enseñanza media de un liceo técnico en Recoleta, y mi primer trabajo formal fue en la Universidad de Chile. Llegué más bien por un dato que me entregó una colega que ahora es jubilada, desde la Universidad, aquí en la Facultad de Arquitectura, se necesitaban personas en práctica para realizar labores administrativas. Como yo estudié secretariado en un liceo técnico, a mí me venía pero súper bien, así que me presenté y gracias a mi colega, y a la directora de turno de ese período, me dieron la oportunidad de ser parte de su equipo y posteriormente pasé a integrar el Instituto de Estudios Isla de Pascua, que también estaba acá en la Facultad.

- ¿Qué recuerda de la unidad en esa época?

Cuando yo ingresé todo era muy formal en su trato y en su imagen, y eso en realidad le daba más ceremonia a la labor y a los servicios que realizaban todos y todas acá. Todos se vestían con su ambo, con pantalón y corbatita, corbatita que ahora muy pocos usan. Así que por eso era mucho más formal. Había más protocolo en todas las actividades que se realizaban. Ahora todo es digital, antes eran los libros, los archivadores, todo era mucho más protocolar. Yo llegué en un período donde todavía se utilizaba las máquinas de escribir y solo algunas eran las privilegiadas que manejaban una máquina de escribir electrónica

Yo justo llegué en un período de cambio, donde con mis compañeras teníamos que hacer muchos cursos de capacitación, para poder pasar del papel, la máquina a escribir, del papel de calco al computador.

- ¿En qué consiste su labor diaria en la Universidad?

Bueno, mi labor específica aquí en el Departamento Arquitectura es ser secretaria, es ser la encargada de todo el funcionamiento administrativo del Departamento, que todo se encuentre al día y en orden, además de entregar, asesorar o facilitar el trabajo a los académicos. En cuanto a los procesos administrativos, la tarea es organizar, coordinar y supervisar. Entonces, logísticamente estoy encargada de esas labores más bien administrativas.

Mi labor implica también estar en mucho contacto con los estudiantes. Me siento orgullosa de ser parte de esta Universidad, de mi Facultad, porque he visto muchas generaciones cuyos estudiantes comienzan en primer año y luego he tenido la oportunidad también de participar en sus graduaciones ayudando en la organización de la ceremonia. Es muy bonito ver a los estudiantes que llegan en un inicio muy activos, muy emocionados y también con algo de miedo de llegar a una institución y después estar en su ceremonia.

Tan emotivo es estar con sus familias, sus papás. Sentir ese orgullo y esa emoción de sus papás es algo que realmente me gustaría transmitirle a todo el mundo. Eso en una ceremonia es lo que yo disfruto, pero muchísimo, tanto como los estudiantes y sus familias.

- ¿Cómo fue llegar a ser representante de los funcionarios de la Facultad?

Bueno, yo partí en el año 2019 y fui parte del sindicato de la Universidad, de Afuch, de Servicios Centrales, y como facultad somos una de las filiales. En ese período me tocó ser la representante de todos los funcionarios de mi Facultad en el cargo de Presidenta. La segunda presidenta mujer dentro de la Facultad que le ha tocado estar dentro de ese cargo. Para mí fue una experiencia muy valorable. Nunca me imaginé que iba a llegar a tener un cargo de representación de institucional de mis compañeros, o sea, ganarme la confianza de ellos es algo que realmente añoro, pero en el corazón.

Yo creo que la Universidad nos da esa oportunidad de poder proyectarnos y de poder ser parte de la institución, de ser representantes. Y ahora que me presenté a la elección de la Junta de Calificación Central de la Universidad, también me llena de orgullo.

- En estos 31 años de trayectoria le ha tocado episodios como las movilizaciones de 2011 por la educación pública ¿De qué manera recuerda ese momento?

Es algo que yo recuerdo con mucho orgullo, de ser parte de esa marcha, una marcha que movilizó a toda la comunidad universitaria para salir a defender nuestra Universidad. Eso nos hizo vibrar como comunidad. Fue realmente un privilegio ser parte de ese momento. Un hito histórico de la Universidad a nivel Nacional. La comunidad es muy importante porque es la que da vida a la institución, porque todos somos parte integral de esta hermosa Universidad. Nos hace en parte reencontrar el sentido de la vida, el sentido de que somos importantes, que podemos aportar en el crecimiento de una institución. Ese espíritu de la Universidad es lo que nos une en beneficio de nuestra comunidad y en beneficio del país. Yo me siento parte de la institución, me siento parte de la Universidad.

Si quieres conocer más acerca de la historia de Angélica Valencia, te invitamos a escuchar su episodio de En función de los Hechos en Spotify y Tantaku.

Compartir:
https://uchile.cl/u202534
Copiar