U. de Chile y Cámara Chilena del Libro sellaron convenio para la creación de Observatorio del Libro y la Lectura

Como uno de los aspectos cruciales en la formación de personas y de ciudadanía, definió el Rector de la U. de Chile, Víctor Pérez Vera, la inseparable relación entre libro y lectura. "La lectura y la presencia de los libros -en todos los formatos que el siglo XXI nos ofrece-  en la vida cotidiana sigue siendo fundamental para las transformaciones culturales, sociales y también económicas de nuestra sociedad", subrayó en la firma de este convenio entre esta Universidad y la Cámara Chilena del Libro celebrada en la Sala Luisa Arce del Archivo Central Andrés Bello.

"Por cierto, me refiero a la lectura en general, pero sobre todo a aquella que nos permite pensar, cuestionar, abrir nuevos mundos e imaginarios y que nos incita a descubrir la inagotable riqueza de las subjetividades humanas", comentó el Rector, añadiendo que "nos llena de regocijo que ello suceda en el marco de cumplir nuestra Universidad 170 años de Educación Pública".

El Rector subrayó en la necesidad de reflexionar, investigar y difundir sobre esta materia sobre todo "cuando el libro y la lectura no están dentro de la política pública educacional en Chile. No hay que ser adivino para darse cuenta de que la gran mayoría de los chilenos y las chilenas, sobre todo los de sectores más vulnerables, están siendo afectados por una política pública educacional inequitativa y segregada donde la lectura y el libro ocupan un lugar secundario".

Consejo transdisciplinario

Esta iniciativa pionera que releva un Observatorio del Libro y la lectura como faro orientador y sitio que congrega estudios, reflexiones, actividades,  orientaciones y perfiles creadores, operará con un transdisicplinario consejo de "destacados(as) intelectuales, investigadores(as), promotores(as) de la lectura y editores, provenientes de diversas instituciones que, en conjunto, propondrán las principales líneas de investigación, actividades de extensión, así como un cronograma de los temas más acuciante", informó Sonia Montecino, Vicerrectora de Extensión de la Casa de Bello, refiriéndose a:  Pablo Dittborn, Bernardo Subercaseaux, María Olivia Mönckeberg, David Bravo, Pablo Chiuminatto, María Eugenia Góngora, Francisco Javier Pinedo, Gabriela Ortúzar, Alberto Mayol, Verónica Abud, Arturo Infante, Alejandra Araya, Sonia Montecino y  Juan Carlos Sáez.

Mientras, Alberto  Mayol, el más joven de los integrantes del Consejo, destacó: "El problema de la lectura en Chile hace que una iniciativa como esta sea relevante para que las tecnologías se modifiquen. El problema que tenemos hoy es urgente y un problema grave donde no hay  distinciones generacionales, sino un problema de fondo. Por ello, lo primero es tratar de entender lo que está ocurriendo,  desde la educación en su sentido más amplio y desde la incorporación de nuevas culturas a políticas publicas de formación, de información y de prioridades nacionales.

No está muerto, sino en estado de crisálida

A juicio del artista visual y especialista en el arte del libro antiguo, Pablo Chiuminatto, "es equivocado entender el libro como algo que muere. Hay que reconocer más bien, su profunda transformación. Hoy cuando se están integrando las nuevas tecnologías y sobre todo nociones de redes sociales, de lectura colaborativa, de lectura en línea, es tiempo de pensar en el futuro.  En general se habla de que el libro va a morir, pero una de las cosas fundamentales es ver cómo va a sobrevivir. Mucha gente se queja  de que los estudiantes no tienen ganas de leer. Tal vez no tienen ganas de leer en los formatos que nosotros conocíamos. Tal vez hay que averiguar cómo van a funcionar esos nuevos formatos, y cómo estos están transformando el libro y la lectura. Entonces, una cosa fundamental en todo este proceso de repensar el libro futuro, y la lectura futura, entender que ya no es un proceso lineal que compromete sólo letras sobre un soporte único, sino que está comprometiendo una cultura multirepresentacional. En gran parte, ahí está la novela gráfica, los comics, que son la interfase que están manejando nuestros estudiantes y que es  parte de la lectura del futuro".

 Fue consenso entre los asistentes del mundo editorial, académico, literario y gremial que las nuevas organizaciones como el Observatorio del Libro y la Lectura de la Universidad de Chile y de la Cámara Chilena del Libro, aportan a configurar este nuevo escenario. "El desafío es descubrir qué es lo que la gente quiere leer, cómo quiere leer, y cómo opera su comprensión lectora para llegar a un acuerdo, eso es una pieza fundamental en este nuevo escenario del libro en la post-post modernidad: conocer cómo es la narrativa de los video juegos, qué está leyendo un estudiante que lee toda la estructura semántica en un video juego. También incorporar otras dimensiones profesionales involucradas en la existencia de un libro: cómo es creada la tinta, el arte de los empastes, las calidades caligráficas, el juego de los papeles y un sinfín de lenguajes paralelos a los contenidos en si mismo", sugirió Chiuminatto.

Más informaciones: www.uchile.cl/observatorio-libro

Compartir:
https://uchile.cl/u82419
Copiar