Hitos, plazos, temas y mecanismos

#Claves Constituyentes: Así funcionará la Convención Constitucional

Tras las históricas jornadas del 15 y 16 de mayo, en las que el país eligió a los integrantes de la Convención Constitucional, es preciso recordar algunos aspectos relevantes sobre los próximos pasos del calendario constituyente. A continuación, en #ClavesConstituyentes buscamos despejar algunas dudas respecto a lo que viene...

¿Cuándo se constituirá la Convención?

Si bien no existe un plazo establecido de forma terminante, tras la elección el TRICEL tiene un máximo de 30 días para calificar la elección de convencionales constituyentes y dictar la sentencia de proclamación de quienes resultaron electos, la que deberá ser comunicada dentro de los 3 días siguientes al Presidente de la República y al Congreso. Tras esa comunicación, el Presidente Piñera tendrá 3 días para dictar un decreto que convoque a la sesión de instalación de la Convención Constitucional.

Sin embargo, Enrique Navarro, académico de la Facultad de Derecho de la U. de Chile y especialista en Derecho Constitucional, explicó que es probable que se espere un poco, ya que “lo aconsejable es que se trabaje un poco el reglamento antes, ya que sin él no se puede trabajar".

¿Cómo se elaborará el reglamento?

El profesor Navarro señaló que "lo primero que debe hacer la Convención para reunirse es dictar un reglamento, que tiene que ser aprobado por dos tercios, y que va a determinar cómo funcionará el organismo. Probablemente, establecerá comisiones similares a las que existen en el Congreso, por materias, y también los procedimientos para su integración y para la aprobación de las normas", explicó el profesor Navarro.

Además, el académico explicó que "hay una situación que no está del todo clara y que el reglamento tiene que definir, porque el acuerdo constitucional determinó que la Constitución se tiene que aprobar con dos tercios, pero no se precisó si ello será artículo por artículo o sobre el texto final".

Al respecto, la profesora María Cristina Escudero, del Instituto de Asuntos Públicos (INAP) de la U. de Chile, remarcó que no es necesario que este documento sea aprobado en su totalidad de forma inmediata, antes de que la Convención Constitucional inicie su trabajo. “A lo mejor, se comenzará por aprobar las primeras normas de funcionamiento en las primeras semanas y el resto en las siguientes. Por ejemplo, el número de comisiones para que los convencionales comiencen a trabajar. La primera fase de la Convención no es de decisión, sino de deliberación, entonces ahí no es tan importante el reglamento de debates, sino que exista la comisión y que empiece a reunir antecedentes sobre los temas que va a deliberar”.

Por otra parte, planteó que este reglamento “debiera contener además disposiciones sobre cómo se desarrollará el debate, cómo se constituirán las comisiones y se debatirá en ellas, los tiempos de discusión, la modalidad como se presentarán las propuestas, y sobre cómo se trasladará la discusión de la comisión al plenario y viceversa”

En la misma línea, Ana María García, académica de la Facultad de Derecho de la U. de Chile y presidenta de la Asociación Chilena de Derecho Constitucional, agrega que “la forma como se relacionen los convencionales tendrá que estar estipulada en el reglamento. Por ejemplo, los tiempos de intervención de las personas, conductas y el comportamiento apropiado”.

¿Hay un temario definido?

El profesor Navarro explicó que no están definidas las materias que se trabajarán. Estas “se verán internamente en la misma Convención, y si bien es aconsejable que se formen comisiones por temas como salud, vivienda, naturaleza del gobierno, instituciones, con subcomisiones que propondrán textos para trabajar en el pleno para su aprobación, algunos consideran que lo adecuado es que se defina primero un índice para ir trabajando sobre él. Ahí se definiría entonces si la Constitución sería más bien de mínimos o no", explicó el especialista.

Al respecto, recordó que la Constitución es un "todo orgánico", en el que lo que se dice en un artículo específico se relaciona con lo explicitado en los otros. "Además, hay que recordar que la misma Constitución define también qué cosas son materia de ley o de reglamento, por lo que sería recomendable tener esa especie de índice previo".

¿Qué mecanismos servirán para destrabar eventuales diferencias?

Las profesoras Escudero y García afirmaron que ante las distintas interpretaciones que ha generado la norma del quorum de 2/3, es posible pensar que el reglamento sirva para superar los impasses que puedan surgir durante el debate.

En opinión de García una comisión específica para destrabar conflictos y resolver tensiones podría permitir “darle coherencia al texto e identificar posibles infracciones que se produzcan a los acuerdos definidos. La Convención siempre debe aprobar sus normas y el reglamento por quorum de 2/3, pero quizás al interior de las comisiones se puedan resolver algunas materias por mayoría absoluta para darle mayor fluidez al debate. De todas formas, esas materias tendrán que ser llevadas después al pleno, donde los acuerdos deben ser adoptados por 2/3”.

Otro mecanismo mencionado como referencia por la profesora Escudero es uno de la Asamblea Constituyente colombiana, donde el Ejecutivo contó con un delegado que se encargó de sentar a todos los sectores para llegar a acuerdos en temas trascendentales. “Es probable que el Ejecutivo acá no tenga ese rol, por las características de nuestro proceso constituyente, pero a lo mejor el presidente o presidenta de la Convención lo tenga. Hay otros mecanismos que seguramente la misma Convención se va a dar”, acota.

Por otra parte, señala que el reglamento también puede definir cuándo se entiende que hay una nueva Constitución. “El reglamento puede indicar, por ejemplo, un mínimo de derechos o de institucionalidad para considerar que hay Constitución, y todo lo demás puede ser definido en otras instancias, y si no se cumplen esos mínimos entonces la convención fracasa. Sería un desastre, pero es una posibilidad. Pero la verdad es que la experiencia internacional demuestra que se puede llegar a acuerdos”.

¿Qué plazo tiene la Convención para funcionar?

"La Convención Constitucional va a tener un plazo de nueve meses para trabajar, que se pueden extender por tres más o sea puede desempeñar sus labores hasta por un año desde el momento en el que se constituye. Ahora, si no llegaran a ponerse de acuerdo en un texto en ese plazo, en teoría sigue la norma vigente, lo que sería un escenario muy complejo, así que lo esperable es que en ese tiempo se presente el texto a plebiscitar", detalla el profesor Navarro.

¿Existirán asesorías?

"Lo único que se establece es que habrá una Secretaría Técnica conformada por especialistas que ayudarían a redactar el texto constitucional, de acuerdo a las instrucciones que van recibiendo. Pero cuántos son, cómo funcionaría etc., no está establecido, ni tampoco se ha regulado la posibilidad de que cada constituyente tenga un asesor como ocurre en la Cámara de Diputados", complementó Enrique Navarro.

Junto con ello, el académico relató que si bien existen ítems específicos aprobados por Hacienda, pensando en los costos que significará un año de funcionamiento de la Convención, no está incluida la posibilidad de que cada constituyente pueda tener asistentes o colaboradores, "a diferencia del Congreso donde hay una ley que establece cosas como el personal, aquí el reglamento tendría que definir esto y luego acordarlo con Hacienda".

Compartir:
https://uchile.cl/u175931
Copiar