En Ceremonia Oficial por los 180 años de la Casa de Bello

Ministro de Educación llama a que "desde la U. de Chile podamos impulsar una educación pública como espacio de protección e igualdad"

“Quizás una de las principales conclusiones que desde el sector educacional hemos podido observar después de la pandemia ha sido el rol fundamental del Estado. Si bien hemos contado con la colaboración del mundo privado, ha sido el Estado en todos los países del mundo el que articuló las soluciones más inmediatas para ir en auxilio de las personas (…) Por eso es que a nosotros nos parece fundamental que en este aniversario podamos relevar el rol público de las universidades, en particular el de la Universidad de Chile”. Con estas palabras comenzó el discurso realizado por el ministro de Educación, Marco Antonio Ávila, en la Ceremonia Oficial de Aniversario por los 180 años de la Casa de Bello. 

La intervención del secretario de Estado estuvo marcada por la invitación a construir una educación pública para todos y todas. “La posibilidad de poder escoger un destino no la tienen todos, y cuando la familia no la entrega es la escuela la que la otorga, y es por eso que necesitamos recuperar esa educación pública que es para todos y para todas, porque es ahí donde se generan esas oportunidades. Por eso es que tenemos un gran desafío asociado a estas necesidades imperiosas que son más evidentes después de la pandemia, pero que son históricas en nuestro país”, expuso el ministro Ávila, quien enfatizó la necesidad de recuperar la educación pública en todos los niveles y en su importancia para el fortalecimiento de la cohesión social y la democracia.

U. de Chile: clave en la recuperación de la educación pública

El ministro Ávila destacó, además, que “cuando hablamos de la importancia de la educación pública, es importante relevar el rol que ha cumplido la Universidad de Chile en el desarrollo integral de la sociedad. La colaboración entre la Universidad de Chile y el Estado ha sido una constante en nuestra historia y esperamos que siga siéndolo en los próximos años, pues tenemos grandes desafíos en conjunto”. En este sentido, planteó la “necesidad de poder contar con la Universidad de Chile en cada una de las iniciativas que estamos impulsando, que tienen relación con la expansión de la educación pública, con los modelos de admisión y en el gran desafío de poder resolver ese déficit docente que tenemos en el país, y que aquí a la vuelta de la esquina, en dos o tres años más, nos va a significar un gran dolor de cabeza, porque nos faltan profesores y profesoras".

Relevó, además, su rol como “la primera institución que impulsó la formación de profesores y profesoras, que ha promovido históricamente la experimentación pedagógica, que ha promovido la investigación para las políticas públicas a través de sus centros e institutos, y que esperamos prontamente también provengan desde su Facultad de Educación”. De esta manera, celebró “la experiencia que se está desarrollando hoy día en la Escuela Centro Experimental Carén. Creemos que este espacio nos va a permitir reimaginar la educación pública. Ahí hay una visión de cómo debería volver a articularse la universidad con los Servicios Locales de Educación, que es la gran apuesta que ha hecho el país, desde hace seis o siete años, por recuperar la educación pública (…) Y que nos va a permitir revertir esa medida tan lamentable de la dictadura que se llamó municipalización”.

El ministro de Educación también señaló que la Universidad de Chile no solo es un aporte en las medidas más urgentes frente a fenómenos como la desescolarización, la violencia, la inasistencia o la deserción, sino también en la proyección de la educación pública a largo plazo. Por lo mismo, agregó, “queremos reconstruir las relaciones que tiene hoy día el Estado con las universidades, entender cuáles son sus inquietudes más importantes, saber de qué manera podemos apoyar. Es cierto que hoy día quizás nos queda un camino por superar en las formas de financiamiento que tiene la Universidad y en la necesaria ampliación a tantos segmentos de la población que hoy día todavía no acceden”.

En el marco de este Aniversario, finalmente, solicitó a la Universidad de Chile y su Rectora liderar el desafío nacional de reposicionar a la educación pública para todos y todas. “La invitación, o más bien la petición humilde Rectora, es que desde la Universidad de Chile podamos impulsar una educación pública como espacio de protección e igualdad, un espacio que nos logre hacer convivir a todos y a todas”. Esta tarea es fundamental para construir un mejor futuro para el país, agregó, "en términos de poder entender las formas del convivir y las maneras en que podamos hacer más sólida la democracia”.

Compartir:
https://uchile.cl/u192916
Copiar