La amenaza del Hongo Botrytis

Detectan fuerte aumento de patógeno que ataca a la uva de mesa en Chile

En esta temporada siento preocupación, porque las condiciones han sido excesivamente favorables para Botrytis”. Esta es la advertencia que realiza Marcela Esterio, responsable del Laboratorio de Fitopatología Molecular de la Facultad de Ciencias Agronómicas de la Universidad de Chile, respecto a la detección de un incremento de este hongo, que es la principal amenaza para los cultivos de uva en Chile. “El problema es que se aplicaron soluciones más blandas, no por la eficacia, sino por los costos. Ese es el gran dilema que se va a enfrentar”, agregó.

La académica del Departamento de Sanidad Vegetal alertó sobre la fuerte presencia de este patógeno en el marco del seminario “Manejo integrado de Botrytis: programas sustentables y óptimos de control aplicando lo justo, en vides de mesa y viníferas”, realizado en el Campus Antumapu de la Universidad de Chile el pasado 30 de noviembre.

Los análisis realizados esta temporada mediante la técnica Check Fast Botrytis, que entrega resultados en 48 horas, revelan que "enfrentamos una condición de Botrytis”, de acuerdo a la especialista. “Si en la temporada anterior se registró un número importante de aislados no Botrytis, en el presente año la gran parte de los aislados que se recuperaron fueron de este hongo. El patógeno ocupó todo el nicho y dejó muy poco espacio para otros agentes fúngicos”, detalló.

Marcela Esterio tiene muy en cuenta la difícil situación actual de la industria de la uva de mesa y, por lo tanto, las restricciones para implementar tecnologías. “Muchos productores no están en condiciones de pagar un nuevo servicio. Sin embargo, Check Fast Botrytis se paga solo, porque si se aplica el producto más efectivo no solo se asegura la llegada en mejores condiciones a los mercados, sino que se requerirán menos aplicaciones, se contaminará menos y el resultado económico será mejor”, afirmó.

De acuerdo a la académica, con esta técnica se hace la fenotipificación para ver cuáles son las mutaciones de Botrytis asociadas y los resultados están disponibles en dos días. Mediante una reunión presencial o telemática, se entrega el resultado y se sugiere un programa de control efectivo, sustentable, aplicando lo justo, según la sensibilidad de las poblaciones. Entre otros aspectos, la información también permite posicionar las herramientas de control biológico u otras, como los extractos, en las épocas más adecuadas según poblaciones predominantes.

Positiva recuperación de la sensibilidad a fungicidas

En la mayoría de los huertos donde realizaron los ensayos de validación antes de poner la técnica a disposición del público, ya se ha detectado la recuperación de sensibilidad a dos herramientas químicas muy importantes, como son Boscalid y Fenhexamid, informó la especialista.

Los análisis efectuados esta temporada están incluyendo a las nuevas variedades, en las cuales no se detectaron variaciones de las mutaciones encontradas: son las mismas que se hallaron en Thompson seedless, cultivo que sirvió de base en el desarrollo del proyecto financiado por FIA, con el apoyo de Fedefruta, empresas fitosanitarias y exportadoras.

La actividad donde se dieron a conocer estos antecedentes incluyó además presentaciones de Eduardo Donoso, de Bionativa, y de dos destacados expertos neozelandeses: Philip Elmer y Dion Mundy. Ellos abordaron estrategias biológicas y de control del patógeno tanto en uva de mesa como vinífera. La situación de Botrytis a nivel local y global será el tema de un próximo seminario el 20 de diciembre en el centro de eventos Monticello.

Compartir:
https://uchile.cl/u200061
Copiar