Pdte. Correa: Neoliberalismo busca "exacerbar las pulsiones egoístas"

En una solemne ceremonia, el Rector de la Casa de Bello Víctor Pérez Vera presidió la entrega de la distinción Doctor Honoris Causa al Presidente del Ecuador Rafael Correa, junto con relevar los valores universitarios que comparte nuestra institución con el camino académico y político escogido por el Jefe de Estado.

El Primer Mandatario del país hermano es Economista de la Universidad Católica de Santiago de Guayaquil, Master de Artes en Economía por la Universidad Católica de Lovaina la Nueva, Master y Doctor en Economía por la Universidad de Illinois en Urbana – Champaign y fue profesor de la Universidad de San Francisco de Quito y de la Universidad Católica de Santiago de Guayaquil.

Considerando los largos años de su vida dedicados al mundo académico, el Rector Pérez Vera enfatizó la comunión de valores con el nuevo Doctor Honoris Causa de la U. de Chile, subrayando en su discurso que “nunca se deja de ser un universitario, jamás. Esa es la principal lección que aprendemos. Porque serlo va más allá de la obtención de un grado, de una titulación. Ser un universitario es una manera de entender la vida, una forma de concebir la sociedad (…) Los universitarios aspiramos y trabajamos por un mundo distinto y mejor”.

En la ocasión, el Rector Pérez Vera se refirió también al desafío de la Educación Superior para el Estado, materia que fue tratada también durante la conversación privada que tuvo el Presidente del Ecuador y su comitiva con las máximas autoridades de nuestra Casa de Estudios, poco antes del acto central.

El “Socialismo del Siglo XXI” en Clase Magistral

Tras su discurso, el Rector Víctor Pérez Vera fue el encargado de entregar la Distinción “Doctor Honoris Causa” –materializada en una Medalla y un Diploma– al Presidente ecuatoriano Rafael Correa.

A continuación, el Jefe de Estado dictó para los asistentes al Salón de Honor de la Casa Central de la Universidad de Chile una clase magistral sobre el proyecto sociopolítico que hoy en día se construye en el Ecuador, bajo el ideario del llamado “Socialismo del Siglo XXI”.

El mandatario efectuó entonces una crítica sobre la aplicación de políticas económicas neoliberales en América Latina en años recientes. A juicio de la autoridad, se trata de una ideología en la que la realización del ser humano no pasa por su relación con otro individuo, permitiendo entonces que “un execrable defecto humano, el egoísmo”, se convierta en “la máxima virtud individual y social”.

“La visión del neoliberalismo sencillamente nos decía: buscad el fin de lucro y el resto se os dará por añadidura”, sostuvo en este sentido el Presidente Rafael Correa, agregando más adelante que lo que busca en definitiva esta visión de mundo es “exacerbar las pulsiones egoístas y eliminar las pulsiones sociales, fundamentales para el buen vivir de todos”.

En este marco aparece entonces en América Latina la mirada renovadora del “Socialismo del Siglo XXI, donde el referente central es precisamente este individuo social y solidario que se realiza en la vida compartida con los demás”, aseveró el distinguido gobernante.

Semejanzas y diferencias

A continuación, delineó las características del nuevo enfoque político, aclarando sus similitudes y diferencias con respecto al socialismo tradicional, de raigambre marxista.

En cuanto a las semejanzas, destaca la supremacía que ambos socialismos entregan al trabajo humano por sobre el capital, como también la necesidad de una acción colectiva junto a un importante rol del Estado en la planificación. Asimismo, estas dos miradas priorizan la generación de valor más que la generación de mercancías, con un especial énfasis en “la justicia en todas sus dimensiones”.

Con respecto a las diferencias, el Presidente Correa subrayó el rechazo del materialismo dialéctico y “sus corolarios de violencia, de lucha de clases”. Se distanció también de la estatización de los medios de producción, a favor de una democratización de los mismos.

De igual forma, expresó su rechazó a la noción de desarrollo propia del capitalismo “única, homogénea”, que privilegia la acumulación, “por una noción que busque el buen vivir”, junto a la expansión de las libertades y potencialidades de los seres humanos en armonía con la naturaleza, prolongando indefinidamente la existencia de las diferentes culturas humanas.

Además, agregó el mandatario, el Socialismo del Siglo XXI en nuestra región busca la integración latinoamericana, manteniendo de todas formas “un sano nacionalismo” para la defensa de la soberanía, a partir de un fuerte respeto de los espacios y derechos de cada país.

El Presidente Rafael Correa cerró su clase magistral reflexionando sobre el valor de la utopía en la acción política. En este sentido, citó al escritor uruguayo Eduardo Galeano y recordó que “La utopía está en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja. Dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. Entonces, ¿para qué sirve la utopía? Para eso sirve: para caminar”.

“Probablemente todo lo que hemos manifestado aquí algunos lo definan como utopía, pero esta utopía nos sirve para caminar. Y como decía Goytisolo, ‘la utopía es algo que hemos intentado y no hemos logrado’. Y en América Latina ni siquiera hemos empezado. Muchísimas gracias”, concluyó el mandatario ecuatoriano.

 

Durante la reunión privada que el Presidente Rafael Correa y su comitiva ministerial y diplomática sostuvo con el Rector de la Universidad de Chile, Víctor Pérez Vera, se trataron diversos temas ligados a la Educación Superior y al rol del Estado en esta materia.

En el encuentro, participó también el Equipo Directivo de la Casa de Bello junto a los los Decanos de Filosofia y Humanidades, Jorge Hidalgo; de Ciencias Agronómicas, Antonio Lizana; y de Ciencias Forestales, Javier González.

El Rector Pérez Vera explicó al mandatario algunos rasgos básicos de la Nueva Institucionalidad universitaria –su distinción en las ramas ejecutiva, normativa y evaluativa–, y le mencionó el Proyecto de Revitalización de las Artes, las Humanidades y las Ciencias Sociales, que ya cuenta con el compromiso de la Presidenta Bachelet.

Por su parte, el presidente Correa le explicó que en Ecuador existe el desafío pendiente de redefinir qué es la gratuidad o el libre acceso en materia de Educación Superior, pues hay distorsiones en el ingreso de estudiantes a las universidades, lo que deriva en el exceso de ciertos profesionales, como por ejemplo arquitectos.

Más adelante, el Vicerrector de Investigación y Desarrollo de la Universidad de Chile dio cuenta de la relación entre nuestra Casa de Estudios y diversas empresas a través de consorcios que buscan contribuir al desarrollo nacional; y el Decano Hidalgo explicó al Presidente Correa la situación de las Humanidades y de la Educación en Chile durante la democracia, tras los anteriores años de olvido y omisión.  

La cita concluyó poco antes de la entrega de la Distinción Doctor Honoris Causa al mandatario ecuatoriano, quien recordó que su país en materia educativa necesita crear las condiciones para la existencia de una agencia nacional de acreditación.   

Compartir:
https://uchile.cl/u44788
Copiar