Encuentro en Casa Central de la U. de Chile

Relevan los aportes feministas de Elena Caffarena en el aniversario 119 de su nacimiento

Pionera en la promoción del sufragio femenino universal, de los estudios jurídicos con perspectivas de género y de la defensa de los derechos humanos en general, Elena Caffarena Morice, fue una abogada feminista de vanguardia, que utilizó las herramientas de su profesión para luchar por la igualdad de derechos de las mujeres en Chile y cuyos aportes y legados resuenan hasta hoy.

Este legado se relevó este miércoles 23 de marzo, cuando se cumplen 119 años de su nacimiento en 1903, con un encuentro que se realizó en la Casa Central de la Universidad de Chile, su alma mater, y que reunió a la comunidad universitaria, a autoridades del plantel, académicas y ministras de gobierno, junto a representantes de Google -aliado en este homenaje que comenzó con la publicación de un doodle esta madrugada-; quienes valoraron la vigencia de las ideas de Caffarena, muchas de ellas inscritas en libros de derecho que en su momento mejoraron el trato legal hacia la mujer y que siguen vigentes. 

En el encuentro, la vicerrectora de Extensión y Comunicaciones, Faride Zerán, destacó la importancia de hacer una “relectura” del trabajo de Caffarena e “iluminar aquellas zonas de su pensamiento y trayectoria que han permanecido ocultas por las fuerzas de una historia escrita predominantemente por hombres”.

Por su parte, el rector Ennio Vivaldi enfatizó la vocación feminista de Caffarena originada a partir de sus estudios de Derecho en la U. de Chile, donde además en calidad de estudiante, fue una de las primeras mujeres en formar parte de la FECH; junto a Amanda Labarca formaron la Asociación de Mujeres Universitarias y fue una de las impulsoras y fundadoras del Movimiento pro Emancipación de la Mujer Chilena (Memch) y de la Federación Chilena de Instituciones Femeninas (Fechif).

“Elena Caffarena es la persona que representa por antonomasia y por excelencia esa voluntad de que la Universidad convenza y convoque a la sociedad a pasos tan importantes, como es que las mujeres tengan igual derecho a voto que los varones. Eso es algo que le debemos muy esencialmente a esta mujer de principios, una mujer valiente”, señaló el rector.

Sin embargo, su vocación feminista no se limitó al activismo en su época universitaria y durante toda su vida, Caffarena trabajó incansablemente por defender el lugar de las mujeres a través de la promoción de las organizaciones y redes autónomas e incluso convirtiendo su propio hogar en un espacio de reunión y resistencia.

Así lo destacó la Ministra de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, Julieta Brodsky, quien en este contexto anunció la declaratoria como Monumento Nacional de la casa de la abogada en Providencia.  “El año pasado (su nieta) Ximena Jiles presentó una solicitud al Consejo de Monumentos Nacionales para que su casa de Seminario 180 fuese declarada Monumento Nacional en la categoría de Monumento Histórico. Hoy me complace contarles que esta solicitud obtuvo el apoyo unánime por parte de consejeros y consejeras y un respaldo de 136 adherentes, entre congresistas, convencionales constituyentes, académicas y miembros de la sociedad civil. No me cabe duda que hoy habrá un votación histórica y que esta casa quedará bajo el resguardo y protección del Consejo de Monumentos Nacionales”, adelantó la ministra.

“Elena vivió gran parte de su vida en este inmueble ubicado además en el corazón de Santiago, que se ha vuelto un testimonio de las transformaciones urbanas que se han desarrollado en torno al actual parque Bustamante y ha sido testigo de acontecimientos que han estremecido la vida nacional”, agregó.

Por su parte, la historiadora Ximena Jiles, nieta de Caffarena, envió un saludo virtual donde reafirmó su compromiso con el legado de su abuela. “Cuando mi abuela falleció, me quedé sin una persona muy inseparable. La eché mucho de menos y una noche, cuando ya su casa se había puesto en venta, me fui de mi casa, salté la reja y quise estar con ella, con su recuerdo, en el patio. Esa noche prometí que iba a dedicar gran parte de mi trabajo profesional a honrar su memoria y de alguna manera sentí que Elena volvía a los 17, volvía a ser una jovencita en las manifestaciones de las jóvenes universitarias y liceanas".

Quien también envió un mensaje virtual fue la ministra de la Mujer y la Equidad de Género, Antonia Orellana, donde agradeció el “resguardo de su memoria” por ser una “pionera no sólo en el estudio del derecho y de los derechos de la mujeres en Chile sino por ser una importante defensora de los Derechos Humanos, defendiendo a prisioneras políticas del campo de Pisagua, durante la vigencia de la Ley Maldita y  ya en la dictadura siendo una de las articuladoras del movimiento de mujeres en su casa de calle Seminario, fundando la fundación PIDE,  que acogió a niños y niñas víctimas del estado de emergencia”, agregó.

El homenaje en la U. de Chile tuvo además un alcance universal con un doodle, hecho por la ilustradora Catalina Bu, y que está disponible durante todo el día en la página principal de Google en Chile, Argentina, Colombia, México y Perú.

“Para nosotros es súper importante la figura de Elena Caffarena porque se alinea muy bien con lo que pensamos y con lo que hacemos, que es la inclusión y abrir espacios para personas que han estado un poquito relegadas. A través de este doodle generamos curiosidad en las personas que cuando lo ven pueden aprender también sobre esta figura histórica”, apuntó el gerente de asuntos gubernamentales y políticas públicas de Google Chile, Nicolás Schubert.

Un feminismo autónomo, crítico y no partidista

El homenaje también contó con un panel de expertas, moderado por la periodista Jennifer Abate, y conformado por la escritora y Premio Nacional de Literatura Diamela Eltit, la académica del Centro de Estudios de Género y Cultura en América Latina (CEGECAL) y del Departamento de Ciencias Históricas de la Facultad de Filosofía y Humanidades, Carolina González y la abogada, académica de la Facultad de Derecho de la U. de Chile y ex directora del Servicio Nacional de la Mujer, Laura Albornoz. Cada una, relevó diferentes aristas por las que Caffarena debe seguir siendo recordada y estudiada como una voz vigente del feminismo hoy.

“Conocerla durante los '80 me hizo pensar en cuál era la línea de tiempo de las mujeres. Salir del 'ochenterismo' y reflexionar en cómo era posible ese presente feminista de los 80”, relató Eltit, quien realizó invaluables entrevistas a Caffarena, las que fueron registradas en video y donde destacada su visión no partidista.  “Ella nunca militó en partidos porque no creyó nunca en las militancias. Ella piensa que son masculinizantes y autoritarias”, comentó la escritora.

“En una de las conversaciones ella menciona que tras obtener el voto femenino, las mujeres del MEMCH, todas muy preparadas, entraron a los partidos y los partidos las derivaron a cuestiones como la reproducción y  las acorralaron en ese tipo de frentes. Lo mismo pasó con los movimientos de los '80, que fueron muy positivos hasta que entraron al gobierno y ahí el gobierno las absorbe. Tenemos que pensar hoy que no tenemos territorios ganados, que son territorios siempre en construcción, acechados siempre por diversas fuerzas incluidas las fuerzas de izquierda. Así lo dijo Elena Caffarena, que el derecho a voto se obstaculizó tanto por las izquierdas como por las derechas”, planteó Eltit.

En esa misma línea, la académica del CEGECAL, Carolina González, destacó cómo Elena Caffarena nunca se interesó por la “historia monumental de las feministas”, sino que siempre puso por delante a “las otras mujeres que están dando la lucha en las calles, en sus casas y que también son movimiento, no sólo la historia de las grandes figuras”.

“Me parece importante la insistencia de Elena en los cambios estructurales. Ella se preocupaba sobre cómo va a ser la repartición de las condiciones materiales de las mujeres, y también por demandas vigentes hasta hoy como el aborto. Elena es nuestra compañera, sus tiempos son nuestros tiempos”, agregó la investigadora. 

En tanto, la abogada y académica de la U. de Chile, Laura Albornoz, contribuyó a la conversación enumerando algunos de los textos fundamentales escritos por la jurista, los que implicaron avances legales concretos en alcanzar la igualdad de las mujeres en la sociedad.

“Me atrevo a señalar que ella es una de las primeras civilistas en Chile, porque gran parte de su legado y de su estudio de derecho tienen que ver con la condición de mujer casada en sociedad conyugal y de la mujer casada en general, las obligaciones y derechos que ella no tiene porque está bajo subordinación del hombres, cuestión que incluso se mantiene hasta el día de hoy donde no hemos podido reformar la sociedad conyugal como régimen supletorio y legal que rige en nuestro país. Las preguntas que se formulaba Elena Caffarena en la primera mitad del siglo pasado son preguntas que siguen estando hoy día”, concluyó.

Participaron también de este encuentro la vicerrectora de Asuntos Estudiantiles y Comunitarios, Sonia Pérez; la vicepresidenta del Senado Universitario, Liliana Galdámez;  los decanos Pablo Ruiz- Tagle y Fernando Carrasco, de las Facultade de Derecho y Artes, respectivamente; además de integrantes de la comunidad e invitados especiales.

Revisa el video de la ceremonia completa aquí.

Compartir:
https://uchile.cl/u184860
Copiar