Centro Interuniversitario de Envejecimiento Saludable:

Universidades estatales colaboran por un envejecimiento digno y saludable

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), se prevé que el número de personas de 80 años o más se triplique en un periodo de 30 años, alcanzando los 426 millones. Para enfrentar esta problemática a nivel nacional, se creó el Centro Interuniversitario de Envejecimiento Saludable (CIES). 

Conformado por 16 instituciones de educación superior a nivel nacional, este centro interuniversitario se originó en el marco del Plan de Fortalecimiento de las universidades estatales, bajo el alero del Consorcio de Universidades Estatales de Chile (CUECH).

Con el objetivo principal de abordar y estudiar desde una mirada inter y transdisciplinaria el complejo proceso del envejecimiento, CIES genera conocimiento básico y aplicado que sea un aporte para mejorar la calidad de vida de las personas mayores, influyendo en el desarrollo de políticas públicas y promocionando el envejecimiento saludable capacitando e informando en prevención y rehabilitación en las diferentes etapas del curso vital. Todo esto mediante la articulación de las Universidades del Estado.

Para poder realizar un trabajo descentralizado y aportar de una manera integral al bienestar de las personas mayores, el CIES fue conformado por 66 académicos y académicas de distintas universidades desde el norte hasta el extremo sur del país. A su vez, este centro colabora con instituciones públicas, como el Ministerio de Salud (MINSAL), y privadas, tanto a nivel nacional como internacional, además de estar integrado por otras tres instituciones externas: Instituto Nacional de Geriatría (INGER), Chile, Servicio Nacional del Adulto Mayor (SENAMA), e Instituto Nacional de Geriatría (INGER), México.

Para Iván Palomo, Investigador de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad de Talca y Director del CIES, en la actualidad, y desde el trabajo que realiza el centro, existe una tendencia a colaborar entre los distintos especialistas de diversas universidades y a descentralizar el desarrollo de la investigación a nivel nacional. Además, destacó la participación desde las distintas profesiones, grados académicos y la paridad de género del centro.

“Este centro en red tiene como tarea impactar positivamente en investigación, tanto básica como aplicada, y también aportar en la formación de capital humano avanzado (...). Por otro lado, una tarea muy relevante para el centro es generar documentos asociados a políticas públicas que apunten a mejorar la calidad de vida de los adultos mayores”, señaló Palomo, destacando también la labor de la vinculación con el medio y el objetivo de cada casa de estudios de dejar huella en sus respectivas localidades.

Alimentos y Nutrición en personas mayores en Chile

Dentro del trabajo que se encuentra desarrollando el CIES, se ha planteado como una de las líneas temáticas la de Alimentos y Nutrición en Personas Mayores. De esta forma el centro investigará las diferencias entre el patrón alimentario y el perfil sociosanitario de las personas mayores que habitan en distintas zonas del país y cómo estas posibles diferencias afectan el proceso de envejecimiento.

Una de las nueve iniciativas adjudicadas en el marco del concurso Proyectos de Investigación del CIES corresponde al proyecto denominado “Caracterización del patrón alimentario y perfil socio-sanitario de personas mayores chilenas: Macrozonas Norte, Centro-Sur y Sur-Austral”, para el cual se establecerá un trabajo interuniversitario, inter-regional y transdisciplinario enfocado en el envejecimiento saludable.

El proyecto surge desde la noción de que en el patrón alimentario de cada familia y de cada individuo influyen factores socioculturales, emocionales, económicos (el costo y la asequibilidad de los alimentos), así como también el entorno alimentario, siendo la población mayor la más vulnerable a las deficiencias nutricionales a causa de cambios fisiológicos, físicos, psíquicos y sociales y, en gran parte, a la disminución del apetito y la cantidad de alimentos ingeridos.

La Directora de este proyecto de investigación, Bárbara Angel, Académica de la Unidad de Nutrición Pública del Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos (INTA) de la Universidad de Chile, explicó que el objetivo general de este estudio es determinar y caracterizar el perfil sociosanitario y el patrón alimentario de las personas mayores chilenas en relación a su origen territorial. Para ello, se pretende estudiar a tres subgrupos de personas mayores autovalentes que viven en las macrozonas seleccionadas.

Al ser un trabajo interdisciplinario, la información a recopilar incluirá datos sobre el tipo y cantidad de alimentos, aspectos sociosanitarios como el estado nutricional, salud bucal, tratamientos farmacológicos, entre otros, incluyendo además factores psicoemocionales como el aislamiento geográficos, social, y de salud mental que puedan afectar el patrón de ingesta alimentaria. 

De esta manera, Angel señaló que teniendo en cuenta estos datos pueden realizar un trabajo bidireccional con ciertas organizaciones y tomadores de decisiones sobre políticas públicas. Además, destacó el quehacer transdisciplinar, que permite generar una co-construcción del conocimiento, incluyendo no solo distintas disciplinas, sino que también a la comunidad, en este caso, a las personas mayores, quienes toman un rol más protagónico.

“Entregando estos insumos basados en evidencia, podemos incidir en relacionarlos con el derecho a  una vejez digna, derecho a la alimentación saludable y a la seguridad alimentaria de las personas mayores en Chile. Esto para poder proponer programas orientados a las personas mayores que mejoren o complementen los que ya existen, enfrentando este desafío del envejecimiento poblacional con la requerida asociación entre las decisiones a tomar según la territorialidad de los habitantes, que en Chile es muy heterogéneo” finalizó la académica.

Por su parte, la Nutricionista y Académica de la Universidad de Magallanes y Directora alterna del proyecto, Paola Aravena, indicó que el trabajo interdisciplinario permite la integración de  diversos conocimientos y prácticas, además de aportar desde distintas miradas en la discusión de factores que afectan en común a la población. A la par, el trabajo descentralizado del proyecto permitirá identificar diferencias geográficas que pueden marcar una gran diferencia. 

“Lograr la integralidad de las diferentes áreas de la salud, y del área social, hace que todas estas actividades se centren en los adultos mayores para que efectivamente puedan tener una mejor atención. Esto garantizará que puedan tener cierto grado de independencia, autonomía, y que puedan tener acceso y formen parte de los derechos fundamentales que debemos tener las personas permanentes en el tiempo” afirmó la Académica.

 

Compartir:
https://uchile.cl/u189117
Copiar