Senado Universitario aprueba nuevas políticas de Carrera Funcionaria y de Buenas Prácticas Laborales

El jueves 13 de enero de 2022 el Senado Universitario aprobó de manera unánime la Política de Gestión y Desarrollo para la Carrera Funcionaria y la Política de Buenas Prácticas Laborales en la Universidad de Chile, a pocos días de la entrada en vigencia gradual del Reglamento de Remuneraciones del Personal.

De esta manera, el órgano normativo y estratégico fue fundamental una vez más en la labor de canalizar las demandas de la comunidad universitaria y encausarlas mediante los mecanismos institucionales que establece el Estatuto de la Universidad de Chile. Esto, a través de un trabajo de análisis y coordinación permanente con otros organismos universitarios. Con estas dos nuevas aprobaciones, el Senado ha despachado un total de nueve políticas universitarias, cuatro de ellas durante la actual cohorte (2018-2022).

El Senador Jorge Gamonal, colaborador de la Mesa Directiva del Senado y coordinador de la Subcomisión de Política de Carrera Funcionaria, relevó el rol de este órgano superior respecto a la fundamentación y aprobación de las políticas universitarias. Agregó que éstas tienen la labor esencial de entregar las directrices generales dentro de las cuales se enmarca el funcionamiento de la institución. "Era un deseo ampliamente solicitado por los gremios funcionarios, y tanto la Vicerrectoría como el Senado, a través de la Comisión de Presupuesto y Gestión, han recogido el guante sobre la necesidad de contar con ambas políticas".

Para Myriam Barahona, presidenta de la Federación de Asociaciones de Funcionarios de la U. de Chile (Fenafuch), este es el punto de partida de una nueva etapa para las y los trabajadores no académicos de la Universidad. Además, hizo un llamado al Senado y a Rectoría a seguir profundizando los aspectos abordados por estas iniciativas, como la democratización y la participación de la comunidad universitaria. "Ambas políticas universitarias van de la mano con el Reglamento de Remuneraciones. Es un sistema completo cuya aprobación es fundamental", añadió.

Un sistema de gestión de personas a la altura de una universidad de excelencia

En Chile, el Estatuto Administrativo establece que las universidades estatales deben contar con una carrera funcionaria. En tal sentido, estas instituciones han alcanzado distintos niveles de desarrollo y madurez organizacional en materia de gestión de personas. Mientras algunas están elaborando un marco regulatorio interno, otras ya han generado políticas de carrera funcionaria.

Para hacer efectivo este sistema y adecuarlo a las especificidades de la Universidad, en 2001 la Comisión Normativa Transitoria -precursora del Senado Universitario- emitió un informe diagnosticando que no había un proceso riguroso de selección de personal, una adecuada inducción al cargo, ni políticas de capacitación y perfeccionamiento. Tampoco existían instrumentos adecuados para la evaluación del desempeño, compromiso y gestión, y el proceso de calificación era ineficiente. La Universidad requería una carrera funcionaria acorde a su plan de desarrollo, sin embargo, pese a los esfuerzos posteriores no pudo implementarse.

El 4 de marzo de 2021 el Senado Universitario acordó elaborar una política al respecto, luego de que la plenaria aprobara la propuesta contenida en un informe de la Subcomisión de Política de Carrera Funcionaria (creada por la Comisión de Presupuesto y Gestión). Paralelamente, el Rector Vivaldi convocó a una comisión multipartita para proponer las bases que permitieran la correcta implementación de una carrera funcionaria. En junio de 2021 el Senado y la Vicerrectoría de Asuntos Económicos y Gestión Institucional -que preside la comisión multipartita- aunaron esfuerzos al formalizar una instancia de trabajo coordinado mediante la firma de un memorando de entendimiento, que contempló una retroalimentación constante con la Fenafuch. De esta forma, se elaboró una política que fue fruto de la colaboración entre distintos organismos universitarios.

La iniciativa busca promover un sistema transversal e integral de desarrollo en base al mérito y la igualdad de oportunidades, en cumplimiento con la misión y la visión institucional. Asimismo, propone asegurar la atracción y retención del talento, a través de sistemas -objetivos, técnicos e idóneos- de ingreso, capacitación, gestión del desempeño y desarrollo de carrera. Un aspecto innovador de la carrera funcionaria de la Universidad de Chile es que regirá tanto para trabajadores a contrata como de planta, a diferencia de lo que establece el Estatuto Administrativo que sólo contempla a este último grupo de funcionarios/as.

El bien común de la comunidad universitaria como motor de intervención

La necesidad de construir un espacio laboral que concilie los objetivos de la institución con el bienestar y la calidad de vida de sus integrantes fue el punto de partida de un intenso trabajo que culminó con la aprobación de la Política de Buenas Prácticas Laborales. Esta iniciativa se vislumbra como un cambio paradigmático en las relaciones laborales de la Universidad, que contempla a todos sus funcionarios, tanto académicos como no académicos.

Para hacerse cargo de esta transformación, la Mesa de Buenas Prácticas Labores -mandatada para elaborar la política- realizó un diagnóstico amplio que dio cuenta de las principales brechas percibidas por los/as trabajadores/as y que estableció las prioridades de la intervención. De esta forma, se identificaron las dimensiones a intervenir para garantizar que todos/as tengan la oportunidad del buen desarrollo de su vida laboral en la Universidad de Chile.

La política universitaria releva la necesidad de resguardar el bienestar biopsicosocial de los/as funcionario/as de la Universidad de Chile, de mejorar las relaciones laborales internas y de generar ambientes laborales saludables. Esto, a través de la promoción de la salud y seguridad en el trabajo, fomento de la participación y democratización de la Universidad, promoción de los derechos laborales, promoción de la igualdad género, instalación de iniciativas de corresponsabilidad social en el cuidado y entrega de beneficios.

La Mesa de Buenas Prácticas Labores -constituida en 2018 por Rectoría- contó con la participación de la Vicerrectoría de Asuntos Económicos y Gestión Institucional, la Vicerrectoría de Asuntos Estudiantiles y Comunitarios, la Dirección de Género, la Dirección de Desarrollo Académico, la Federación de Asociaciones de Funcionarios de la U. de Chile (Fenafuch), la Asociación Nacional de Funcionarios Académicos de la Universidad de Chile (ACAUCH), el Sindicato de Trabajadores a Honorarios de la Universidad de Chile (SITRAHUCH) y el Senado Universitario

Una Universidad comprometida con sus trabajadores

A través de acciones concretas y un acucioso trabajo, la Universidad de Chile continúa avanzando hacia la instauración de un sistema integral y vanguardista de gestión para el mejoramiento de las condiciones laborales de sus funcionarios/as. No sólo se hizo cargo de una demanda histórica del personal de colaboración, con la creación de una política que establece un sistema de carrera funcionaria concordante con su Plan de Desarrollo Institucional (PDI). También generó un compromiso formal con el bienestar de sus trabajadores, que apunta más allá del mero cumplimiento de la legislación laboral.

Fabiola Divín, directora de Gestión y Desarrollo de Personas de la U. de Chile, indicó que con este hito se abren muchos caminos y mecanismos que requieren de la participación y el consenso de todos/as. "Hoy se aprueban dos políticas universitarias que ponen en el centro a las personas que son el corazón de la Universidad, sus trabajadores y trabajadoras", enfatizó.

Compartir:
https://uchile.cl/u183694
Copiar