CFG reconoce esta labor

Estudiantes de la U. de Chile destacan aportando en proyectos sociales y comunitarios

“Desde la Universidad somos conscientes de que los aprendizajes que se producen a través de experiencias sociales, comunitarias u otras extracurriculares son tremendamente significativos, están estrechamente vinculados a temas inter y transdisciplinares, a lo territorial; y a los principios orientadores y las competencias sello de nuestro modelo educativoSabemos que contribuyen a la formación integral desde el punto de vista profesional, personal y ciudadano; y que además, un número importante de nuestras y nuestros estudiantes realizan estas actividades”, resalta la vicerrectora de Asuntos Académicos (S), Leonor Armanet.

Para reconocer los aprendizajes extracurriculares se incorporó en 2020 a la oferta de formación general de la Universidad de Chile el CFG “Reconocimiento de actividades comunitarias y sociales”, que este año desarrollará su tercera versión y que durante 2021 cursaron Camila Requena de Derecho, Tania Gómez de Ingeniería Civil en Minas, Tomás Harris de Ingeniería Agronómica y Valeria León de Ingeniería Civil en Computación, todos actualmente en su quinto año de carrera. 

Camila Requena es fundadora de “Manitos a la calle”, una organización que nació en 2019 para compartir desayunos con personas en situación de calle en los alrededores de la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile y que tuvo gran participación especialmente durante los dos primeros años de la pandemia. En este contexto, participó en el CFG que “me sirvió un montón. Creo que lo que más me marcó y valoro a su vez, es la cercanía y calidez con que se llevaban las sesiones. El compartir experiencias con otros compañeros, de otros espacios y con iniciativas diversas, sin duda también es tremendamente enriquecedor, en todo sentido de la palabra”.

Tania Gómez pertenece desde los 17 años a la organización social "Comunidades que se Cuidan”, de la Fundación San Carlos de Maipo en Lo Espejo, la que trabaja comunitariamente para prevenir factores de riesgo relacionados con la deserción escolar, el consumo de drogas o el embarazo adolescente, entre otros. Para ella, lo destacable del CFG es que reconoce “que hago algo externo, pero que aún así es valorable en el currículum profesional. Además, que tenga créditos significa que las horas dedicadas a esta organización son contabilizadas, por lo que así se puede organizar mejor el semestre (...) me sirvió también para conocer otras actividades e iniciativas, además de que los compañeros son de otras facultades, lo cual es genial porque se conocen otras realidades y aumentan las redes de contacto”.

Tomás Harris actualmente realiza clases de español a personas haitianas, utilizando el manual con el que postuló al CFG el año pasado y en el que trabajó en la traducción, material didáctico y edición, en el marco de su voluntariado en la organización “Migra Chile”. De su paso por el CFG lo que más valora es “conocer las cosas que están haciendo otros compañeros de la Universidad (...) habían varios que estaban haciendo aportes en preuniversitarios para chiquillos escolares (...) también valoro que la Universidad reconozca este tipo de actividades que hacemos los estudiantes y que nos pueda dar créditos para nuestra carrera”. 

Valeria León, quien también formó parte de este grupo en el año 2021, fue voluntaria de “Technovation Girls Chile”, acompañando y orientando a un grupo de 6 niñas durante un programa que dicta talleres de programación y emprendimiento a niñas de 8º básico a 4º medio para inspirar su participación en áreas STEM. Sobre el CFG dice que le sirvió “porque me permitió convalidar como créditos para la Universidad una actividad extracurricular que me gustaba realizar y donde además ponía en práctica lo que aprendía en mis ramos y los valores y principios de la Universidad. Valoro mucho el que me ayudara a darme cuenta que he logrado o hecho cosas que impactan positivamente a la sociedad y que yo misma a veces no reconozco por enfocarme en las notas o las tareas”.

Por qué tomar el CFG de reconocimiento de actividades comunitarias y sociales

Dirigiéndose a quienes están pensando en postular al CFG este año, Camila señala que se los recomienda “totalmente. A mí me entregó muchísimas herramientas. Luego del curso, una mira atrás y se da cuenta que aprendió un montón, que se detuvo en cosas que quizá antes no había notado, que compartió con otros de una forma tan distinta a lo que acostumbramos quizá en las clases. Es una experiencia muy bonita, muy cálida y muy cercana y quienes la dirigen, claro está, contribuyen enormemente en esto”. 

Tania, por su parte, enfatiza en que “es muy entretenido poder compartir estas experiencias con otras personas y conocer lo que hacen los compañeros. Abre un mundo y potencia la actividad que una misma realiza. Y quién sabe, quizás se pueda tener más voluntarios en estas actividades”.

Tomás, en tanto, indica que es importante saber que no es un curso tradicional en el que “se va a sentar y le van a hacer una clase”. Rescata, además, que “es una oportunidad para que te reconozcan con créditos el trabajo que tú has hecho por fuera de la Universidad, que es muy bueno porque te sirve para avanzar en tu carrera y te reconoce un trabajo que tú has hecho para la sociedad, que demanda esfuerzo, dedicación y tiempo paralelo a todos tus cursos, estudios y pruebas. Y en tercer lugar, que también te vas a poder enriquecer de las otras experiencias de tus compañeros que han desarrollado otras actividades para la comunidad”. 

Para Valeria también es recomendable porque “es una forma de poder contarle a otras personas lo que uno hace. Y si bien hay que realizar una evaluación, creo que permite reflexionar y poner en palabras por qué se está haciendo esa actividad, cuál es la importancia social o personal y cómo se relaciona con la formación que estamos recibiendo al ser parte de la Universidad. Es una buena oportunidad para darnos cuenta de que hacemos mucho más de lo que pensamos y que podemos incluir nuestra carrera de formas menos directas como aporte a la comunidad”.

Datos relevantes para postular al CFG

El Curso de Formación General (CFG) "Reconocimiento de actividades sociales y comunitarias", entrega la oportunidad de evidenciar y formalizar curricularmente el trabajo de carácter social y comunitario que muchas y muchos estudiantes de la Universidad de Chile realizan. 

El CFG tiene cupo para 50 estudiantes de toda la Universidad y tendrá abiertas sus postulaciones hasta el próximo domingo 24 de julio, a las 23:59 horas, en la página de convocatoria para estudiantes: CFG de reconocimiento de actividades comunitarias y sociales.

A lo largo del CFG, el equipo responsable del curso acompañará a las y los participantes para que desarrollen su trabajo de manera autónoma, a través de distintos medios y habrá tres encuentros sincrónicos, de entre 60 y 90 minutos, que se realizarán en septiembre, octubre y noviembre de 2021, en fecha y horario aún por definir.

 

Compartir:
https://uchile.cl/u188319
Copiar