Universidad de Chile Podcast

Enseñanza escolar de la historia: hacia procesos formativos con una mirada más local

La historia es un elemento siempre polémico como constructo social. Uno puede hallar distintas interpretaciones de nuestro pasado, lo que conduce a debates y choques de perspectivas. Estas diferencias pueden ser aún más complejas cuando la discusión se traslada al ámbito educacional, particularmente a la hora de construir un currículo nacional que defina los contenidos de la enseñanza en torno a esta materia.

Esta situación plantea una serie de desafíos, de acuerdo a Daniel Johnson, director del Departamento de Educación de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Chile, quien señala que actualmente nos encontramos con una base curricular centralizada, que siempre está en tensión con la diversidad de los distintos territorios. “En la década pasada, algún historiador habló de una ciencia de la patria, que era lo que se enseñaba. Además, en estos 200 años la historia ha sido una importante herramienta en lo que se llama la construcción de la nación”, afirma.

Aquello, sin duda, ha asentado una visión histórica que deja de lado el desarrollo de cada zona y mantiene una narrativa centralista. Sin embargo, la profesora del Departamento de Estudios Pedagógicos de la Universidad de Chile, Estela Ayala, destaca que -pese a las críticas- se han realizado importantes avances en renovar y volver la enseñanza de la historia más inclusiva a las diferentes miradas y cambios. “Antes, el contenido estaba centrado en la historia política del héroe con un enfoque nacional. Desde la época de los cambios curriculares post dictadura tenemos una historia diferente. Se ha ampliado a dialogar con líneas historiográficas, no solo la pura historia política, sino que se ha entrado a la historia social, económica, de la vida cotidiana y también la historia de nuevos actores”, señala.

Pese a ello, Johnson también sostiene que esta enorme variedad de contenidos ha vuelto más difícil plantear cambios enfocados, por ejemplo, en una historia más local. Esto, debido a la propia presión de los marcos curriculares. “En términos simples, usted puede enseñar lo que quiera, siempre que haya enseñado lo que es mínimo o común. El punto es que lo mínimo común es demasiado a veces”, advierte el académico.

Sin embargo, esto no implica que no se hayan realizado iniciativas enfocadas a ello. La profesora Ayala explica que actualmente existen diversas experiencias escolares en el ámbito local. “Por ejemplo, hay proyectos de generación de archivo histórico en escuelas (…) El problema es que se desconoce sobre la innovación docente en el ámbito del conocimiento de lo local”, indica Ayala.

En este proceso de avances, Pablo Artaza, director del Departamento de Ciencias Históricas de la Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad de Chile, señala que resulta importante potenciar el interés de la historia en generaciones más tempranas. “Es fundamental porque es la forma más práctica de poder despertar el interés, el interés por la historia (…) ¿Por qué? Porque la historia local despierta empatía”. Por otra parte, el académico advierte de la  enorme ausencia de material histórico local en muchas ciudades. “Son muy pocos los archivos regionales y todavía menos los museos a nivel regional que tienen colecciones de periódicos, por ejemplo, o de otros repositorios de fuentes locales”, lamenta.

Si quieres saber más sobre este interesante tema, puedes escuchar el episodio de esta semana en Tantaku.cl, en Youtube y en Spotify.

Compartir:
https://uchile.cl/u190604
Copiar